Officine Maccaferri
CORPORATE
SELECT COUNTRY

Revolución digital: cómo las nuevas tecnologías están cambiando el mundo de la ingeniería civil

rivoluzione-digitale

En la era de la “Cuarta revolución industrial” un ingeniero puede ver incluso la versión 3D de un proyecto desde su tablet, revisar el sitio de trabajo de forma remota y obtener datos actualizados en tiempo real

Las nuevas herramientas tecnológicas, junto a la llegada del IdC (Internet de las cosas) y de la IA (inteligencia artificial) están transformando radicalmente el sector de la ingeniería civil, haciendo posible que en tan solo unos meses se logren cambios que antes habrían tomado décadas. Las distintas tecnologías introducidas en los últimos años como la robótica, la impresión 3D, los drones, la realidad aumentada y virtual, y la tecnología BIM, se relaciona con cada paso del proceso constructivo; desde la etapa de diseño hasta su formalización, desde la ejecución del mismo hasta la gestión técnico-económica de la obra, para finalmente llegar a las prácticas más avanzadas de building y facility management.

Por ejemplo, a través de la realidad aumentada y virtual (AVR) es posible visualizar un proyecto en su forma real, que hasta ahora existía solo dentro de un software de diseño de computadora. Entre 2016 y 2020, los estudios sobre la aplicación de la AVR en el sector de la infraestructura se han desarrollado rápidamente, con los Estados Unidos y China entre los países más avanzados, habiendo realizado el 40 % de la investigación existente en este campo.

Otra herramienta que se está aplicando cada vez más en el sector son los drones, pues facilitan no solo el seguimiento constante del proyecto, sin estar in situ, sino también una actualización puntual en la recogida de datos. Los drones también juegan un papel importante en términos de seguridad, ya que permiten inspeccionar las áreas más peligrosas de forma remota y con una gran precisión. Por ejemplo, durante la demolición de las rocas, los ingenieros pueden realizar estudios en remoto para evitar la exposición al riesgo.

En cuanto al monitoreo, la tecnología IdC, conectada a sensores inteligentes, permite a los ingenieros monitorear la información desde cualquier lugar, utilizando tecnologías de comunicación modernas, como celulares y satélites. De esta forma, es posible intervenir con prontitud ante eventuales situaciones críticas de la estructura. Además, el IdC puede tener un impacto positivo en las condiciones de trabajo de los empleados en las obras. Los sensores colocados directamente en la ropa y los cascos protectores pueden identificar y alertar sobre cualquier condición peligrosa o presencia de áreas inseguras.

En cuanto a la mejora de procesos, la IA permite una recopilación de datos precisos y que se pueden compartir, lo que puede ayudar a los ingenieros a monitorear y optimizar los resultados. En este sentido, las obras que cuentan con cámaras dotadas de inteligencia artificial funcionan como ecosistemas “inteligentes”. De hecho, estas herramientas avanzadas proporcionan videos en tiempo real que recopilan y evalúan los datos para ayudar a los gerentes con las previsiones sobre los recursos utilizados y la división del trabajo.

Este cuadro sobre la innovación en el sector de la ingeniería ofrece una idea clara de las tendencias futuras que marcarán los próximos años: la interacción hombre-máquina facilitará el control en remoto y la presencia in situ del ingeniero se compensará con la posibilidad de un continuo fact-checking a distancia; se reducirá cada vez más la exposición de los trabajadores a las zonas de riesgo, en favor de una mayor seguridad. Por último, el contar con una gran cantidad de datos aumentará la confiabilidad de las previsiones para la realización de proyectos. De esta manera, las obras del futuro serán más “inteligentes” y sostenibles.

All Rights Reserved © Officine Maccaferri Spa 2022 P.IVA IT 02145540379